“El océano está roto”, relato de un marinero en su viaje al mar

El marinero aun está tratando de asimilar el horror que encontró en su último viaje en barco.

“El océano está roto”, relato de un marinero en su viaje al mar

El marinero Ivan Macfayden relata la colosal desilusión que experimentó en su último viaje por lo océanos de Australia, Osaka, Japón, Nueva Guinea y Estados Unidos. Un testimonio devastador sobre cómo los mares están siendo destruidos por el hombre… Y nadie parece estar haciendo nada al respecto.

“Fue el silencio lo que hizo a este viaje distinto de todos los anteriores”, apuntó Macfadyen para el Herald. “El viento todavía azotaba las velas y chiflaba en las escotas. Las olas aún rompían contra el casco de fibra de vidrio. Y había muchos otros sonidos… Pero lo que faltaba eran los alaridos de los pájaros que, en viajes previos, habían rodeado al barco. Los pájaros faltaban porque los peces faltaban”.

Exactamente diez años antes, el marinero Macfadyen había veleado exactamente el mismo curso desde Melbourne hasta Osaka, y lo único que tenía que hacer para pescar era tirar una línea con carnada.

 Esta vez, en esa gran porción del océano, el total de peces que pescamos durante 28 días fueron dos”, apuntó. “Sólo la desolación del océano rodeó nuestro barco mientras recorríamos un mar fantasma”.

Después de esto, al norte del ecuador, arriba de Nueva Guinea, los marineros vieron un gran barco pesquero trabajando en un arrecife a la distancia.

Estuvo ahí toda la noche y todo el día. Y en la mañana nos dimos cuenta que habían mandado un bote de motor hacia nuestro barco. Obviamente me preocupé. Estábamos desarmados y los piratas están por todas partes en esas aguas. […] Pero no eran piratas, o al menos no en el sentido convencional. El bote llegó a nosotros y los malayos nos ofrecieron cinco bolsas de azúcar llenas de pescado. Era pescado bueno, grande, de todos los tipos. Algunos estaban frescos, pero algunos evidentemente habían estado en el sol por algún tiempo.

Les dijimos que no podíamos comer todo ese pescado, sólo éramos dos, sin lugar donde almacenar todo eso. Sólo se encogieron de hombros y nos dieron que los tiráramos por la borda. Que eso es lo iban a hacer de todas maneras.

Nos dijeron que esa sólo era una pequeña fracción de la pesca del día. Que ellos sólo estaban interesados en el atún y que para ellos todo lo demás era basura.

Macfadyen pensó en todos los barcos como ese, que se están acabando el océano poco a poco. Con razón el mar está muerto. Con razón sus líneas con carnada no pescaron nada. No había nada qué pescar. La historia continuó empeorando mientras avanzaban desde Osaka a San Francisco.

Cuando dejamos Japón, se sintió como si el mar estuviera en sí muerto. Casi no vimos cosas vivas. Vimos una ballena que estaba dando vueltas en la superficie con lo que parecía un gran tumor en su cabeza. En mi vida he recorrido muchas millas en el océano y estoy acostumbrado a ver tortugas, delfines, tiburones y grandes parvadas de aves de caza. Pero esta vez, por 3 mil millas náuticas no había nada vivo que ver.

En lugar de vida había basura en volúmenes impresionantes. Parte de ello era el debris del tsunami que atacó a Japón hace un par de años. La ola levantó una cantidad inconcebible de cosas y las llevó al mar. Y ahí siguen, en todas partes a donde volteas.

Macfadyen y su hermano encontraron nudos gigantes de cuerda sintética, hilo de pecar y redes; millones de pedazos de espuma de polietileno; manchas de petróleo y aceite; postes de luz con todo y cables que fueron arrancados por el tsunami; botellas de refresco; contenedores gigantes flotando en la superficie; una chimenea de una fábrica; y mucho más cosas. Tantas que no podían encender su motor por miedo a enredarse con algo si lo hacían.

“Estábamos serpenteando alrededor de toda la basura. Era como velear en un pozo de basura”.

De regreso en New Castle, Ivan Macfadyen aún está tratando de asimilar el horror que vivió en su viaje. “El océano está roto”, dijo.

Reconocer este problema es una tarea vasta, y parece que ninguna organización o gobierno tiene interés en hacer algo al respecto. Macfadyen panea convocar a ministros del gobierno, esperando que ayuden. Más inmediatamente se acercará a los organizados de competencias marítimas de Australia para que enlisten marineros en un plan internacional que utilice marineros voluntarios para monitorear el debris de la vida marina.

También en Ecoosfera: Cómo ayudar al océano desde tu casa

Mostrar Comentarios

Comentarios

  1. El relato del señor Ivan Macfayd me parece una ventana hacia un espacio que la mayoría de personas de nuestro planeta desconoce, el océano abierto. Brinda ademas una explicación al hecho de que los precios del pescado sean elevados, de otra forma, como explicar que en un país diminuto, donde se puede recorrer de un océano a otro en menos de cinco horas, el pescado no forme parte de la dieta habitual de los costarricenses?…en nuestro país deberíamos poder comprar pescado fresco a un bajo costo en cualquier pulperia, deberia ser la comida tipica. Sin embargo, seguimos regalando nuestros mares a los grandes pesqueros que exportan el alimento o nos lo venden enlatado…eso hasta que se acabe….

  2. hola GUILLERMO:
    DESAFORTUNADAMENTE LA MAYORÍA CUIDA EL RANCHO DONDE VIVE, Y LO DEMÁS NO IMPORTA, BASTA CON MIRAR Y CONTABILIZAR LA BUROCRACIA QUE HAY PARA LA SOLIDARIDAD!!!

  3. Me ha conmovido… Reusmiendo ésa famosa frase: Cuando nos lo hayamos cargado todo, nos daremos cuenta que el dinero no se come.

  4. “No le creo nada. Sensacionalismo.”

    Sigue viviendo en tu mundo de fantasía, pero durará poco y te econtrarás con la realidad que tapas con el dedo. Después no te quejes que ni agua tendrás.

  5. Gente! La verdad que dan mucha pena, critican los errores de ortografía en lugar de ver el contenido que tiene la nota… Pueden haber errores, los tiene cualquiera.. lo que no puede haber es tanta cantidad de mugre en el mar, tanta contaminación y tanto abuso de pesca… Cuantos de los que critican la ortografía cuidan de no tirar basura? o ven una botella en la playa y la levantan? Esos son los HORRORES humanos que no deben pasar, la ortografía….. Ja, cuando no tengas que comer vamos a ver que mierda escribis….

  6. Todos sabemos de sobra que el gobierno nunca hará nada al respecto. Es triste, el mundo está muerto. Como todos vamos viendo cada vez más los canceres se extienden entre la población de forma más rápida, yo por si a caso e dejado de comer tanto pescado, no me fío de comer de un sitio donde la radiación predomina por los contenedores de uranio submarinos y los accidentes de Fukushima. Sólo como pescado del rio que pasa por mí pueble del que estoy completamente seguro que ninguna empresa lo usa de basurero.

Cargar más comentarios

Deja un Comentario

 


Conoce el contenedor flotante que limpia el océano

Construido a partir de plástico reciclado almacena grandes cantidades de desechos, e incluso petróleo o detergentes en el agua.

Conoce el contenedor flotante que limpia el océano

Uno de los más tristes indicadores de nuestra ambiciosa manera de vida, en la que el consumismo pareciera ser la máxima, es el nivel de contaminación en los océanos. Existen sobre todo algunos puntos donde las corrientes marítimas hacen confluir grandes cantidades de basura, sobre todo de engorroso plástico, y donde se forman literales islas de desechos…

Las iniciativas para limpiar el océano son cada vez más, y dos australianos, Andrew Turton y Pete Ceglinski, han creado Seabin, un contenedor flotante hecho de plástico reciclado que va recolectando basura en el agua.

Este colecta botellas, papel, e incluso líquidos como petróleo, combustible o detergente que está en el mar.

Una de las metas es hacer Seabin a partir de nuestro plástico y simultáneamente capturar más, es un efecto dominó. (…) La secunda meta es crear un mundo donde no necesitemos de Seabin.

Sus Seabin son hechos por sus creadores desde casa, y en 2016 lanzarán los primeros prototipos, que de hecho, han sido probados ya en su efectividad. Para que este proyecto tenga más alcance puedes apoyarlo en Indiegogo y obtener más información del mismo en seabinproject.com.

[boredpanda]

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


La historia de una cuchara de plástico es la historia del mundo (VIDEO)

Un video de Greenpeace hace una inteligente relación entre lo micro con lo macro: la historia del mundo en tu cuchara desechable.

La historia de una cuchara de plástico es la historia del mundo (VIDEO)

En ocasiones olvidamos ver la foto completa de la realidad. Por que podemos pensar en micro; ver solo por nuestra familia, amigos, profesión, pero cuando pensamos la realidad más macro es casi imposible no pensar en las implicaciones de los actos individuales en el mundo, y acuérdate que tú influyes al mundo, (¿estás listo para aceptar esa responsabilidad?).

Por ello, cada acto, el de usar por ejemplo un objeto desechable es la historia del mundo en sí. Este video es una muestra de ello, y nos hace un recordatorio para ver la foto completa, por que solo así quizá podremos entender la trascendencia de cualquier aparentemente simple decisión.

Así como los objetos son símbolos, nuestra relación con ellos son significados. El recorrido de este video simplemente nos muestra la relación final al momento de hacer cosas a veces sin un significado: devolvamos pues significado hasta a los pequeños actos como el decidir usar (o mejor no) una cuchara desechable al pensar su relación con el mundo.

Twitter de la autora: @anapauladelat

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

Aún si estás en una ciudad, tu basura pude viajar a espacios impensables y causar un sufrimiento intolerable a los animales.

¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

La basura que arrojas fuera de su lugar es capaz de recorrer inesperados parajes y kilómetros sin que tengas la menor idea… Cuando alguien tira, por ejemplo, desechos en las calles de la capital de Chiapas, México, está documentado cómo la lluvia puede arrastrarlos a sitios como el emblemático Cañón del Sumidero. Así, la basura recorre más de 5 km, luego esa agua en algún punto también desembocará en el mar.

Sabemos que la mayoría de los desechos no orgánicos no son biodegradables. Prácticamente cada lata, plástico o vidrio que no es tratado tardará cientos de años en desintegrarse; pero no es solo este fenómeno el peor, sino su tránsito en el que puede mermar la vida de numerosos seres vivientes.

Un video que ha recorrido a internet se ha viralizado, advertimos que es un poco crudo, pero quizá ver este tipo de cosas sean las que nos orillen a jamás arrojar basura fuera de su lugar, sea donde nos encontremos.

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


Las fotografías de las sirenas contemporáneas que llaman al cuidado del océano (FOTOS)

Mujeres de todo el mundo y de todo tipo de belleza posan para salvar al océano.

Las fotografías de las sirenas contemporáneas que llaman al cuidado del océano (FOTOS)

Desde el 2012 las fotógrafas Angelina Venturella y Chiara Salomoni han viajado por el mundo, sobre todo en parajes rodeados de agua como los océanos. Han convocado a personas comunes, sobre todo a mujeres, cuya belleza natural nos recuerda que la diversidad es más sublime que la estética homogénea promovida desde los medios de comunicación. Con la ayuda de una producción notable en vestuario han convertido humanas en sirenas contemporáneas (algunas de sus colas han costado miles de dólares). 

La producción de las fotos es muy sorprendente. Alguna que otra estrella de Disney aparece en las fotografías pero la mayoría son mujeres comunes. 

Estas imágenes forman parte del Project Mermaids hecho para hacer conciencia sobre la protección de los océanos. Ahora han acumulado un bagaje bastante sugerente y grande y han conseguido algunas muestras de arte. Las ganancias serán para la asociación Save Our Beach: te recomendamos ver su serie completa en su sitio.

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


La fascinante magia de la geometría fractal está en el océano

El cineasta italiano Sandro Bocci, también conocido como Bolidesottomarino, rinde honor a este elemento indispensable del planeta: el océano.

La fascinante magia de la geometría fractal está en el océano

El océano es un lugar misterioso, en cuyos rincones habitan criaturas con simetrías casi perfectas y colores infiltrados por el inconsciente colectivo.  Se trata de un ecosistema que refleja la magia trascendental del micromundo y el cosmos, de la experiencia fractal y el caos.

Basta con observar atentamente este escenario para desestabilizar tanto la perspectiva espacial como  el continuum temporal, y así dejarse encandilar por las escenas vibrantes de los organismos que cohabitan en este planeta.

Por ello, el cineasta italiano Sandro Bocci, también conocido como Bolidesottomarino, rinde honor a este elemento indispensable del planeta: el océano. En su film Porgrave, enaltece la belleza perfecta de la naturaleza para demostrar la importancia del cuidado que el mundo necesita:

Es una película experimental que órbita entre las reflexiones filosóficas y científicas acerca del tiempo y el espacio, y que, a través de varias técnicas cinematográficas, abarca la magnificencia. Y con un soundtrack excitante, transmite vibras entre la ciencia y la magia.

 

 

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca