TOP: 10 cosas que la industria de comida procesada no quiere que sepas

Todos sabemos que la comida procesada es nociva para la salud, pero no sabemos hasta dónde pueden llegar sus estragos porque la industría ha sido muy cuidadosa al esconderlo. Te presentamos diez cosas que es bueno saber antes de caer en la tentación.

TOP: 10 cosas que la industria de comida procesada no quiere que sepas

Típicamente, los alimentos procesados están llenos de azúcar, sal, preservativos y otros aditivos en exceso. Pero probablemente esto ya lo sabías. Lo que quizá no sepas es el alcance que pueden tener sus estragos, algo que la industria de comida procesada no quiere que sepas.

En pocas palabras, aunque sepan muy bien y sean fáciles de preparar, cuando comes alimentos preparados estas cambiando salud por conveniencia.

Donna Gates, autora de The Body Ecology Diet, explica diez razones por las cuales deberías pensar dos veces la próxima vez que te veas tentado a comer alimentos procesados.

1. Son adictivos y pueden provocar que comas de más

Procesar modifica o remueve componentes importantes de la comida como la fibra, el agua y los nutrientes, cambiando la manera en que son digeridos y asimilados en tu cuerpo.

A diferencia de la comida cruda y entera, que contiene una mezcla de carbohidratos, grasas, proteínas, fibra y agua para ayudarte a sentir satisfecha, los alimentos procesados estimulan la liberación de dopamina y te hacen sentir bien incluso cuando la comida no tiene nutrientes ni fibra. Esta liberación de dopamina puede llevarte a comer de más y, ultimadamente, a volverte adicto a la comida.

2. Están vinculados a la obesidad

Está virtualmente garantizado que la comida procesada contiene aditivos que están vinculados a la obesidad. Esto incluye el glutamato monosódico, el jarabe de maíz alto en fructosa, endulzantes artificiales y otros. Además, los carbohidratos refinados como cereales de desayuno, bagels, waffles, pretzels y la mayoría de los demás alimentos procesados se convierten rápidamente en azúcar.

Esto incrementa tus niveles de insulina y leptina y contribuye a la resistencia a la insulina, lo cual es el factor principal de casi  todas las enfermedades crónicas y condiciones conocidas por el hombre, incluyendo el aumento de peso.

3. Rompen los principios de la combinación de comida

Comer alimentos en ciertas combinaciones ayuda a que el proceso de digestión de tu cuerpo trabaje más eficientemente y absorba más nutrientes. De acuerdo con un estudio, comer proteínas y almidones en un mismo momento (lo cual es común en comidas procesadas como la pizza de pepperoni) inhibe la digestión y lleva a la putrefacción de tu comida y a condiciones acídicas en tu sangre.

4. Fomentan el desbalance de tu ecosistema interno

Los microorganismos que viven en tus tractos digestivos forman un ecosistema interno muy importante que influencia numerosos aspectos de tu salud. Los alimentos procesados interrumpen este sistema, suprimiendo a la microflora benéfica y llevando a problemas digestivos, antojos y enfermedades. Los organismos benéficos en tu flora se regocijan con la comida entera y no procesada.

5. Son nocivos para tu estado de ánimo y cerebro

Cambios de ánimo, problemas de memoria e incluso la depresión son muchas veces resultados de una dieta fuerte en comida procesada. De hecho, la mayor concentración de serotonina, que está involucrada en el control del ánimo, la depresión y la agresión, se encuentra en tus intestinos, no en tu cerebro.

6. Fomentan comer demasiado rápido

Los alimentos procesados son rápidos y fáciles, lo que los hace perfectos para comer mientras tienes prisa. Pero comer tan rápido, o mientras haces otras cosas, puede causar que pierdas contacto con las señales naturales de tu cuerpo que te avisan cuando estas lleno. Esto evidentemente hace que comas de más y que ganes peso, e incluso hace más difícil la digestión correcta.

7. Las etiquetas de nutrición pueden ser engañosas

Un alimento procesado puede estar marcado como “natural” o “libre de azúcar”, pero no lo hace sano. Por ejemplo, un producto denominado “natural” puede legalmente estar genéticamente modificado, lleno de pesticidas o hecho con jarabe de maíz, aditivos, preservativos e ingredientes artificiales.

8. Las carnes procesadas están vinculadas al cáncer

Las carnes procesadas son aquellas que están preservadas con humo o sal, o la adición de preservativos químicos. Estas incluyen el tocino, el jamón, el pastrami, el salami, el pepperoni, las salchichas y algunas hamburguesas. Los nitratos que se les añaden son particularmente problemáticos.

9. Los alimentos procesados pueden incrementar tu riesgo a la infertilidad y la malnutrición

Ya que los alimentos procesados están vaciados de nutrientes, puedes estar comiendo una gran cantidad de calorías pero aun así estar malnutrido.  Y los alimentos genéticamente modificados están vinculados a problemas reproductivos.

10. Los alimentos procesados pueden sobrevivir años en un armario, pero no así una vida humana

Gracias al coctel de quí9micos, preservativos y otros aditivos alimentos procesados pueden sobrevivir mucho tiempo en una alacena sin descomponerse. Desafortunadamente, los productores invierten mucho dinero y tiempo en estrategias para incrementar la vida en alacena y crear empaques atractivos y muy poca atención en el valor de los nutrientes o en cómo serán nocivos para la salud.

[Waking Times]

Mostrar Comentarios

Comentarios

  1. Gracias por la informacion y espero que siga enviando mas para nuestro veneficio

Deja un Comentario

 


20 sustitutos naturales de alimentos artificiales y comunes en tu vida

Conocer las posibilidades naturales a tu al rededor es muy importante para que las adoptes de una vez.

20 sustitutos naturales de alimentos artificiales y comunes en tu vida

Foto:.lavidalucida.com

Para las madres de familia de hace medio siglo, los alimentos industriales y listos para calentarse fueron un alivio (sobre todo para aquellos que no estaban dedicadas exclusivamente al hogar). Pero este sueño ilusorio tuvo un costo, en algún punto la producción en masa arrasó incluso con nuestro conocimiento sobre las propiedades nutricionales de lo alimentos naturales que estábamos perdiéndonos.

Con la llegada de la era de la información, vamos enterándonos de un montón de efectos nocivos que desconocíamos prácticamente sobre los ingredientes de los productos procesados, y en este mar de información hay que ser muy cuidadosos porque las propias industrian van publicando su propia “información científica” ad hoc... Lo cierto es que sin ser fatalistas, pues también la esperanza de vida nunca había sido tan alta en el planeta, también hay que congraciarnos de que, como nunca, existe más transparencia sobre este mar de alimentos procesados.

Hoy te presentamos una lista de 20 alimentos procesados comunes; que puedes sustituir con su contraparte natural y accesible.

Traducción:

1.Mantequilla, manteca o aceite – puré de manzana

2.Sopas cremosas para preparar- puré de zanahorias u ojuelas de papas machacadas

3. Azúcar- canela

4. Azúcar-miel, salsa de manzana

5. Crema de leche- leche evaporada

6. Mantequilla- plátano, aguacate machacado y semillas de chía

7. Chips de chocolate- semillas de algarroba

8. Aceite de canola- yogurth griego

9. Harina refinada blanca- puré de de frijoles negros

10. Glaseado (pasteles)- crema de malvavisco

11.Huevos- semillas de chía

12. Pasta- cintas de zuchinni

13.Arroz- coliflor al vapor semi molida

14. Puré de papas- coliflor al vapor

15. Spray para cocinar- aceite de oliva con un poco de agua

16. Crema- leche de coco

17.Crema agria- yogurth griego

18. Tortillas- hojas de lechuga

19. Mayonesa- aguacate machacado

20. Harina de avena-quinoa

 

6dcc10c4714e47aa6cbeabfbf97c7073

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


Alimentos cotidianos que debes evitar para cuidar tu salud

Algunos productos que suelen estar producidos con sustancias que dañan tu salud.

Alimentos cotidianos que debes evitar para cuidar tu salud

Los conservadores, alimentos industrializados, el uso de fertilizantes, herbicidas, y el cultivo de alimentos transgénicos, etc. Todo lo anterior permea nuestras mesas mientras la mayoría apenas contamos con tiempo para comer (en un ritmo de la frenética vida citadina). Sin embargo, aunque la realidad anterior es apabullante, hay ciertos básicos que debes conocer para cuidar tu salud: alimentos casi ubicuos que debes evitar siempre.

Tomates enlatados: generalmente contienen bisfenol, un químico tóxico asociado a deficiencias reproductivas, cáncer de próstata, diabetes y enfermedades cardíacas. Está probado como los niveles de acicidad del tomate hacen que estos absorban el bisfenol más que otros alimentos, lo que lo vuelve peligroso.

Carnes procesadas: el sabor delicioso de las carnes procesadas como jamón, salami, roast beef, etc., contienen componentes como el nitrato de sodio, hormonas de crecimiento y antibióticos. Los nitratos por ejemplo, están asociados con el cáncer.

Margarina: contiene grasas saturadas que son artificiales. Está asociada con enfermedades del corazón, cáncer, problemas óseos, desbalances hormonales, infertilidad y problemas en el embarazo y lactancia, entre otros. 

Azúcar artificial: esta contiene aspartamo, un ingrediente artificial que ha sido muy polémico y ha sido defendido férreamente por empresas tan oscuras como Monsanto. Está asociado a la formación de cáncer.

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


Revisa que tu mayonesa no contenga estos ingredientes nocivos para la salud

Puede contener almidón para darle una consistencia más espesa, y colorantes y conservadores artificiales derivados del petróleo como el EDTA

Revisa que tu mayonesa no contenga estos ingredientes nocivos para la salud

En los últimos años varios estudios han puesto en evidencia la toxicidad de alimentos procesados, por lo que asociaciones como la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) han empezado a tomar medidas para regular el etiquetado tanto de bebidas como de alimentos.

De acuerdo con los criterios de la COFEPRIS, estos productos procesados requieren de un distintivo nutrimental que reduzca el riesgo de enfermedades. Sólo de ese modo cuentan con la posibilidad de publicitarse en horarios infantiles, ya que el gobierno mexicano los avala como “los mejores productos”.

Desgraciadamente, la regulación nutrimental de la COFEPRIS no ha marcado una diferencia significativa a la hora de calificar los productos altos en azúcar y calorías representando, así, un riesgo a la salud de los mexicanos.

Por ello, Poder del Consumidor se ha encargado de denunciar públicamente los criterios que ha aprobado la COFEPRIS, los cuales se consideran como un riesgo que agrava la salud tanto física como psicológica de los consumidores. En este caso, de la mayonesa.

Originalmente la mayonesa se elabora con aceite, huevo, vinagre y limón. Sin embargo, es frecuente que algunas mayonesas comerciales contengan pequeñas cantidades de azúcar (sin estar reflejada en su tabla nutrimental), lo que puede provocar implicaciones metabólicas a mediano y largo plazo. También pueden contener almidón para darles una consistencia más espesa, y colorantes y conservadores artificiales derivados del petróleo como el EDTA. Las dosis continuas pueden ocasionar anomalías en el túbulo distal del riñón.  

La alternativa más saludable es consumir mayonesa casera hecha con aceite de oliva, vinagre y hierbas (como orégano o albahaca), huevo, limón, pimienta y sal. Primero vierte el huevo en la licuadora, añadiendo poco a poco el aceite, el vinagre, las gotas de limón, la sal y la pimienta. Licúa hasta conseguir una consistencia deseable. Esta mayonesa dura entre 2 y 3 días en refrigeración.

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


¿Por qué no puedes limitarte a comer sólo una porción de estos alimentos?

La comida procesada se le ha considerado como una sustancia potencialmente adictiva que crea dependencia en poblaciones vulnerables.

¿Por qué no puedes limitarte a comer sólo una porción de estos alimentos?

¿Te ha pasado que cuando terminas un paquete de papas fritas, tienes antojo de comer más; que la razón por la cual quieres una hamburguesa es por las papas a la francesa; que tienes un antojo diario de galletas que venden en paquetes de seis; que prefieres refresco en vez de agua natural?

Estas tentaciones, en especial las ricas en azúcar, grasa y sal, nos rodean a diario, afectándonos orgánica y emocionalmente. De acuerdo con un estudio reciente publicado en la National Library of Medicine, los ingredientes de este tipo de comida pueden alentar un desorden de dependencia (según la definición de la American Psychological Association).  

La adicción es una condición donde el cuerpo debe tener esa sustancia para evitar los síntomas de la abstinencia. Al principio, durante la etapa de la dependencia, la persona está en la búsqueda de mantener todas las sensaciones placenteras que genera la sustancia; después, cuando su cuerpo desarrolló cierta tolerancia, esa persona se encuentra en la necesidad (física y psicológica) de consumir grandes cantidades de la sustancia para conseguir el mismo efecto del principio.

Aunque existen pocas evidencias comprobando el potencial adictivo de la comida procesada (alta en sal y grasa), algunos estudios explican que la obesidad causada por este tipo de alimentos se caracteriza por una resistencia a la insulina, a la leptina y a otras hormonas, las cuales alteran el apetito y el límite de la gratificación.

De hecho, los anuncios de comida rápida brindan señales ambientales que pueden desencadenar una sobrealimentación adictiva. Por consiguiente, la comida procesada se le ha considerado como una sustancia potencialmente adictiva que crea dependencia en poblaciones vulnerables.

¿Cuáles son los ingredientes que convierten a la comida en productos adictivos?, ¿por qué llegamos a desear comer más y más de ellos?

En el caso de los productos procesados que fueron horneados, el ingrediente que causa reacciones similares al abuso de sustancias es el jarabe de maíz alto en fructosa. Es decir, las galletas, la avena de bolsa, los endulzantes artificiales, etcétera. Todos ellos provocan que deseas comer más dulce.

El refresco. El refresco es una bomba de azúcar (o jarabe de maíz alto en fructosa) y de cafeína que puede ser un producto fácilmente adictivo. La cafeína se dirige hacia el flujo sanguíneo, bloqueando los receptores de adenosina, estimulando las glándulas adrenales y generando adrenalina en el cuerpo. Es decir, al crear un estado de alerta, las personas se sienten llenas de energía. Sin embargo, el cuerpo se encuentra forzado a encontrarse en un estado antinatural que termina fatigándolo.

Además, beber un refresco es ingerir prácticamente 11 cucharadas de azúcar, afectando todo tu cuerpo: desde un nivel hormonal, digestivo, mental hasta la erosión del esmalte dental.

Alimentos ricos en carbohidratos de alto índice glucémico, como el pan blanco, son productos difíciles de dejar de comer; pues nos provocan enormes deseos de comerlos constantemente. Para evitar esa sensación de dependencia, podemos consumir alimentos con bajo índice glucémico como la fruta, semillas, granos, etcétera.

Las papas fritas, la chatarra tan deliciosamente salada y grasosa. Una sola mordida de estas papas hace que nuestros corpúsculos manden al hipotálamo señales de placer. Una vez que el cerebro está saturado de placer, nunca es suficiente: necesitas más, más y más.

Burger_king_whopperLas salchichas, el jamón, el tocino. Las carnes altamente procesadas contienen niveles elevados de químicos como el nitrato de sodio, sal, preservativos y mucha grasa. En su lugar, prueba carne fresca como el pollo y carne de res.

Las papas a la francesa, en especial con su increíble sabor a sal… De hecho, la sal es el ingrediente que nos mantiene deseando “picar y picar” más. Un estudio reveló que el consumo de sodio crea una increíble sensibilidad a la dopamina, el neurotransmisor del placer, y al control del apetito.

 

Mostrar Comentarios

Comentarios

Deja un Comentario

 


¿Qué contiene una Mantecada Bimbo?

De acuerdo con El Poder del Consumidor, las porciones de los componentes de las Mantecadas Bimbo son exorbitantemente nocivas para la salud.

¿Qué contiene una Mantecada Bimbo?

Ante las prisas o el antojo, vamos a una tienda de abarrotes a comprar cualquier producto que sacie nuestro capricho culinario. Escogemos entre las cuantiosas opciones de papas fritas, golosinas o pan dulce industrializado. Sabemos que podríamos elegir un snack más nutritivo, pero a veces el cuerpo pide sólo unas cuantas Mantecadas Bimbo.

Sin darnos cuenta, al zamparnos un paquete completo de seis piezas, estamos consumiendo un equivalente a 10 cucharadas cafeteras de grasa y a 8 ½ cucharadas cafeteras de azúcar. Por consiguiente, ingerimos prácticamente 804 calorías por paquete, resultando el 40 por ciento que se sugiere para un adulto promedio a lo largo de su día (ni imaginarse los efectos en un niño).

De acuerdo con la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, las porciones de los componentes de las Mantecadas Bimbo son exorbitantemente nocivas para la salud. Les compartimos una “radiografía” de este producto:

Entre sus ingredientes se pueden encontrar la harina de trigo (gluten), azúcar, huevo, aceite vegetal, grasa vegetal, jarabe de maíz de alta fructosa, almidón modificado de maíz, bicarbonato de sodio, sulfato de aluminio y sodio, fosfato monocálcico, grasa butírica, monoglicéridos destilados de ácidos grasos, sustituto de grasa butírica, sal yodada, leche, saborizante artificial, propionato de sodio, ácido sorbico, goma xantana, sorbato de potasio, colorante artificial (amarillo 5, rojo 40), vitaminas y minerales (vitamina B1, B2, B3, hierro); con dos tipos de endulzantes y cinco diferentes tipos de grasas (vegetal, animal, monoglicéridos destilados, sustituto de grasa animal, manteca vegetal). Con un total de 27 ingredientes, estas son sus proporciones:

  1. Azúcar. Cada pieza contiene 7.1 gramos de azúcar, equivaliendo a 1 ½ cucharada cafetera de este ingrediente; por lo que, el paquete completo de seis piezas, equivale a 8 ½ cucharadas. Con base en la Asociación Americana del Corazón, la cantidad máxima tolerable de azúcar para una mujer no debe ser mayor a cinco cucharadas; es decir, con este producto, se superan las cantidades máximas toleradas de azúcar hasta casi el 300 por ciento.
  2. Grasa. El paquete completo contiene 49.2 gramos, es decir casi diez cucharadas cafeteras de grasa. La Organización Mundial de la Salud explica que la ingesta diaria de grasa no debe ser mayor al 30 por ciento de las calorías totales; es decir, no más de 600 calorías. Por consiguiente, el paquete cubre casi el total de grasas recomendadas para un día completo.
  3. Cero fibra. Con un total de cero gramos, las mantecadas están hechas únicamente con harina refinada.
  4. Sodio. Las mantecadas contienen 522 miligramos de sodio; es decir, el 22 por ciento del requerimiento total para un adulto. Esto trae como consecuencia, un valor elevado de presión arterial.

mantecadas-bimboCon base en Michael Pollan, investigador y autor de The Food Rules, cualquier alimento que contenga más de cinco ingredientes, no es recomendable. Además, las mantecadas cuentan con el colorante tartrazina, el cual está asociado con cambios conductuales en niños, como la hiperactividad y déficit de atención. El Poder del Consumidor explica que:

El tipo de información que utiliza la industria en los etiquetados frontales desorienta a los consumidores en lugar de orientarlos. Este tipo de información induce a creer que las cantidades, ya sean de calorías, grasas saturadas, sodio o azúcar son bajas cuando en realidad no lo son. Además, la industria no siempre resalta los mismos nutrientes o utiliza la misma información: adecúan qué tipo de información resaltar dependiendo del tipo de producto. En este caso, no se encuentra el criterio de fibra porque es de 0 gramos.

Cuantiosos estudios científicos han comprobado que una alta ingesta de azúcar se asocia a un mayor riesgo de obesidad y diabetes, así como una adicción provocada por el exceso de dopamina. Por consiguiente, se ha observado que un elevado consumo de azúcar puede convertirse en un hábito difícil de cesar. El problema se presenta cuando la mayor parte de la población tiene cierta asequibilidad a este tipo de productos, convirtiéndolo en una ingesta cotidiana.

Dado que existe un fuerte engaño en relación con la calidad de los productos que consumimos, es importante traer a consciencia la importancia de una buena alimentación, de un ejercicio equilibrado y constante, del consumo moderado de snacks saludables, del equilibrio emocional y psicológico. Es tuya la decisión al escoger cualquier producto de la tienda de abarrotes.

Mostrar Comentarios

Comentarios

  1. Cuiden la ortografía y las palabras mal escritas. fuera de eso muy bueno el articulo ;)

Deja un Comentario

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca