X

/ Blogs

Octubre 29

Autor : Andres Sierra

Visitas : 15959

Las sorprendentes propiedades terapéuticas del apio (Tercera parte)

Finaliza esta serie de posts sobre las sorprendentes propiedades curativas del apio con un recuento práctica de los males y enfermedades que su consumo nos puede ayudar a prevenir o remediar: desde gastritis y úlceras hasta dolores mentales y menstruales.
_apio

Diversos estudios realizados, en su mayoría con animales, han confirmado algunas de las propiedades terapéuticas atribuidas al apio en las medicinas alternativas y tradicionales, tal es el caso de su uso para combatir la gastritis y las úlceras, para destruir el Helicobacter pylori, para disminuir el colesterol y los triglicéridos elevados y para tratar los dolores menstruales . Dada la facilidad de su uso, en casi todos los casos, vale la pena que el lector conozca esta información y la manera de realizar una aplicación práctica de la misma. Por otra parte, compartiré en esta entrega , información novedosa e impactante, sobre el uso de las ftalidas del apio en el tratamiento de  los eventos cerebrovasculares y de  ciertas enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer.

EL APIO PARA COMBATIR LOS DOLORES MENSTRUALES.

Un estudio realizado en el Centro de Investigación de Salud Reproductiva, de la Escuela de Enfermería, de la Universidad Médica Shabid Behesshti, en Teheran (1),  investigó la eficacia de un extracto de semillas de apio, azafrán y anís , una fórmula de la herbolaria tradicional iraní recomendada para combatir los dolores menstruales.

El estudio, incluyó 180 mujeres del dormitorio de la Universidad de entre 18 y 27 años que sufrían de dismenorrea primaria. Las participantes fueron divididas al azar en tres grupos: un grupo recibiría el tratamiento a base  de hierbas,  el segundo grupo recibió un fármaco: ácido mefenámico y el tercer grupo un   placebo.

El grupo tratado a base de hierbas recibió 500 mg de un extracto altamente purificado de azafrán semilla de apio y anís ,tres veces al día durante tres días, a partir del inicio de la menstruación o al aparecer el  dolor. Las participantes fueron seguidas por dos a tres ciclos desde el inicio de la menstruación y durante  tres días de sangrado. Las principales medidas de resultado fueron la severidad y duración del dolor menstrual durante  3 meses.

Al comentar los resultados del estudio, los autores comentan que hubo reducciones estadísticamente significativas en las puntuaciones de la intensidad y la duración del dolor en los grupos que tomaron el producto herbal y el ácido mefenámico. Además, la disminución de la puntuación de dolor se reflejó por una reducción significativa en el uso de otras drogas analgésicas  entre los grupos de tratamiento en comparación con las mujeres del grupo placebo. La magnitud de la reducción  del dolor fue significativamente mayor en el grupo que consumía el producto herbal, en comparación con el grupo que consumía el ácido mefenámico y el grupo placebo.

EL APIO COMO REMEDIO PARA LA GASTRITIS.

En la Medicina Natural, se ha recomendado tradicionalmente el consumo del apio para combatir la gastritis, y más recientemente en la jugoterapia , se recomienda el consumo del jugo de apio con ese mismo fin.

En estudio con ratas, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad King Saud, en Riad, Arabia Saudita, el extracto de semillas de apio demostró tener efecto anti ulceroso (2).

Los investigadores usaron varios modelos  de úlceras  gástricas inducidas experimentalmente en ratas. Las úlceras fueron inducidas con indometacina, agentes cito destructivos ( que destruyen las células), y estrés. El uso de agentes cito destructivos, produjo adelgazamiento de la mucosa gástrica, disminución de la defensa antioxidante a nivel de la mucosa gástrica y simultáneamente aumento de la oxidación.

El extracto de apio demostró una significativa capacidad para restablecer la mucosa gástrica y ofreció protección antioxidante de los tejidos gástricos, en las ratas que habían sufrido las úlceras.

Los resultados fueron confirmados posteriormente mediante estudios histopatológicos. Los autores del estudio concluyeron afirmando que los resultados obtenidos sugieren  que el extracto de Apium graveolens protege significativamente a la mucosa gástrica y suprime las secreciones gástricas en ratas, posiblemente gracias a su acción antioxidante.

En otro estudio (3) realizado en el Centro de Investigaciones Biomédicas de la Univerdsidad de Hallam, en Sheffield , Reino Unido, se comprobó que el extracto de apio ejerce una potente acción destructiva sobre el  Helicobacter pylori. El objetivo de este estudio  era purificar y caracterizar un componente antimicrobiano de las semillas del apio. Los autores señalan que existe reporte del uso milenario de dichas semillas como una hierba medicinal con  efectos antibacterianos.

Los autores del estudio lograron aislar y purificar un compuesto  que tenía marcados efectos bactericidas contra H. Pylori. En las conclusiones del estudio, los investigadores señalaron que dicho compuesto, que por cierto forma parte de las fatlidas del apio, puede ser adecuado para realizar investigación adicional sobre el tratamiento de la infección por H. Pylori, ya que se trata de un “potente” destructor de dicha bacteria.

Mencionemos por último un estudio, realizado en el Laboratorio de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Monastir, en Túnez (4).

Este estudio investigó las actividades anti-ulcerogénicas y antibacterianas de extractos de apio. Los autores usaron modelos experimentales de inducción de úlceras gástricas en ratas, y probaron los efectos del extracto de semillas de apio, pero también de un extracto de las partes aéreas del apio ( tallo y hojas). Se usaron un extracto acuoso y otro alcohólico, tanto de semillas como también de tallos y hojas del apio. Los resultados fueron impresionantes para ambos tipos de extractos: el extracto de semillas inhibía hasta un 91% la formación de las úlceras, y el extracto de los tallos y hojas de apio elevaba ese porcentaje hasta el 95%. Por otra parte, los autores del estudio  compararon estos resultados con el fármaco omeprazol, y encontraron que el extracto de apio arrojaba resultados similares: el omeprazol inhibía en un 94% la formación de las úlceras.

ESTUDIOS CON ANIMALES DEMUESTRAN EL EFECTO ANTICOLESTEROL DEL APIO.

Esta es otra de las áreas de investigación con animales que ha generado un amplio número de publicaciones.

En su conjunto han mostrado lo siguiente:

  1. Disminución del colesterol total.
  2. Disminución del colesterol malo (de baja  densidad)
  3. Elevación del colesterol bueno ( de alta densidad)
  4. Disminución de los triglicéridos.

Pongamos como ejemplo, un conjunto de estudios realizados en el Departamento de Farmacología, de la Facultad de Medicina, de la Universidad Nacional de Singapur, por un grupo de investigadores encabezados por el Dr. Tsi.

En un primer  estudio,  que fue publicado en Febrero de 1995, este grupo de investigadores, estudió el efecto anti colesterol de un extracto acuoso de apio.  Los investigadores indujeron  experimentalmente la elevación del colesterol en dos grupos de ratas. Uno de ellos recibió un extracto acuoso de apio y el otro no. Al final del experimento se observó una reducción significativa de los niveles de colesterol total, del colesterol de baja densidad ( vulgarmente conocido como colesterol malo), y de los triglicéridos, en el grupo de animales que había consumido el extracto de apio, en comparación con el grupo que no lo consumió. Sin embargo , se observaron niveles de triglicéridos en el hígado más altos en las ratas que consumieron el extracto de apio.

Por otra parte, los autores reportaron que los análisis químicos del extracto utilizado demostraron que no contenía 3-n-butilfatilido, el único compuesto del apio hasta ese momento conocido con propiedades anti colesterol, y comentaron que debían existir otros compuestos  en el apio que explicaran dicho efecto (5).

En un segundo estudio, publicado en Marzo del siguiente año ( 1996), el mismo  grupo de investigadores confirmó los resultados obtenidos, esta ves utilizando ratas genéticamente modificadas para sufrir de colesterol elevado. La administración del extracto acuoso de apio mostraba un marcado efecto anti colesterol (6).

Cuatro años después (Enero 2000), el mismo grupo de investigadores, publicó  un trabajo, en el que afirmaban haber logrado dilucidar el mecanismo de acción a través del cual, el extracto de apio, logra disminuir los niveles de colesterol en  modelos experimentales con ratas.

Los investigadores observaron que el  consumo del extracto de apio produjo una mayor excreción de los ácidos biliares y por ende mayor eliminación de colesterol. (Señalemos, de paso, que en la Medicina Natural , y en la Medicina Tradicional China, se ha recomendado desde tiempo atrás el consumo de apio para ayudar a depurar la vesícula biliar). Al mismo tiempo, los investigadores encontraron  que  el extracto de apio consumido durante 8 semanas,  no produjo una disminución de la síntesis de colesterol a nivel hepático, ni tampoco  en el intestino delgado.

 Este estudio permite, entonces, afirmar que  el apio no disminuye la síntesis del colesterol, sino que ayuda a mejorar la eliminación del mismo por vía biliar, en ratas. Por último, los investigadores señalaron que los estudios cromatográficos permitieron detectar compuestos del extracto de apio, con aminoácidos y azucares que podían ser los responsables del efecto anti colesterol del apio (7).

ESTUDIOS CON ANIMALES DEMUESTRAN EL EFECTO NEUROPROTECTOR DEL 3nB.

Para finalizar este sorprendente panorama de los alcances terapéuticos del apio, es necesario compartir información sobre una de las más fascinantes  y prometedoras investigaciones actuales sobre el 3nB.

Se trata, por lo demás de un área de acción novísima e insospechada. Como lo habrá observado nuestro atento lector, las investigaciones reseñadas hasta aquí, de una u otra forma confirman los datos que sobre las propiedades terapéuticas del apio ya habían descubierto empíricamente diversas corrientes de las medicinas tradicionales. En efecto ,  los diversos usos del apio ya mencionados: para la tratar la hipertensión, como diurético, como alivio a los dolores de la artritis, como antimicrobiano, como coadyuvante para la disminución del colesterol, para tratar las problemas gástricos de alguna manera, son mencionados las medicinas tradicionales. Pero sus extraordinarias cualidades para combatir los infartos cerebrales, el Alzheimer, el Parkinson y la Esclerosis Lateral Amiotrófica, son un descubrimiento muy reciente y prometedor.

EL 3NB Y LOS INFARTOS CEREBRALES

China es uno de los países que ha generado más investigación en torno al 3nB, también identificado como L-NBP. Una de las áreas que mayor interés ha despertado es la investigación de los efectos protectores de dicho extracto a nivel cerebral.

Los estudios con animales han demostrado que resulta muy útil en el tratamiento de los infartos cerebrales

 El infarto cerebral es la tercera causa de muerte de la población general en los  países desarrollados y la mayor causa de morbilidad comparada con el resto de enfermedades en dichos países. En décadas recientes ha incrementado su incidencia en los países en desarrollo. En México constituye ya la tercera causa de muerte.

 El 30 % de los pacientes que sufren de infarto cerebral, muere dentro de los primeros seis meses subsecuentes al evento cerebro vascular y de estos, el 10% fallece dentro del primer mes. El 70% de  los pacientes  queda con secuelas neurológicas, muchas de las cuales son terribles.

 A nivel mundial, quince  millones de personas  cada año sufren un infarto cerebral, de los cuales cinco millones mueren y otra cantidad igual queda permanentemente discapacitada. 

Diversos estudios con animales, en su mayoría realizados en China,   han demostrado que  el L-NBP ejerce impresionantes efectos benéficos en estos casos:

-se observó que mejoraba significativamente la microcirculación en algunas arteriolas cerebrales (8),

-se  demostró que reducía  el área del infarto cerebral y que  inhibía la formación de coágulos(9,10),

- se observó que mejoraba la capacidad de producción de energía a nivel celular y que disminuía  el daño oxidativo propio del  infarto cerebral (11),

-se comprobó que reducía la destrucción de neuronas(12),

-y que reducía la respuesta inflamatoria (13).

Todo ello  en modelos de infarto cerebral producido experimentalmente en animales.

Los avances y resultados en esta área de investigación llevaron al desarrollo, en China, de un producto sintetizado en laboratorio : DL-3-n- butiftalido,  con el cual se realizaron numerosos estudios con animales, ( una búsqueda en PUBMED arroja 29 trabajos publicados desde 1995 a la fecha), que confirmaron los resultados preliminares.

Los resultados de estos estudios condujeron finalmente en el 2000,  a la autorización por parte de La Administración de Alimentos y Medicamentos de China , del DL-3-n- butiftalido para su uso en pacientes afectados por infarto cerebral (14).

EL 3-NB EN ALGUNAS ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS.

Los trabajos de investigación sobre los efectos protectores del L-3-nB y del  DL3-nB en la isquemia cerebral en ratas de laboratorio, dieron pie a una investigación adicional, sumamente prometedora. Me refiero a los estudios sobre los efectos protectores de este compuesto del apio en casos de enfermedades neurodegenerativas. Hasta ahora, los trabajos con animales han abordado tres padecimientos: la enfermedad de Parkinson, el  mal de Alzheimer y la Esclerosis Lateral Amiotrófica. Y aunque los trabajos son todavía preliminares , sus resultados son muy alentadores.

Citemos, por ejemplo, los comentarios del Dr  Ying Peng, miembro de  la Academia China de Ciencias Médicas, y del Centro de Enfermedades Neurológicas del Brigham and Women’s Hospital, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, quien ha publicado, junto con diversos colaboradores, varios trabajos sobre el tema.

El Dr Peng, dice en un artículo publicado en el Journal Of Neuroscience, en junio del 2010 ( ver nota 14):

Nuestro estudio demuestra por primera vez que el L-NBP, administrado por vía oral [ a ratas de laboratorio genéticamente modificadas para desarrollar  placas amiloideas y remedar las características de la enfermedad de Alzheimer en humanos] reduce la deposición de la placa, también reduce la destrucción neuronal y su sustitución por tejido cicatricial,  y el estrés oxidativo; asimismo, mejora el aprendizaje espacial a largo plazo y los déficits de memoria en este tipo de ratones. Por todo lo cual los autores de estudio concluyen afirmando que “el L-NBP parece ser prometedor como fármaco multifacético para la prevención y / o tratamiento de la enfermedad de Alzheimer [cursivas mías].

 Vale la pena también compartir una opinión de otro grupo de investigadores, que apunta en el mismo sentido , para el caso de la Esclerosis Lateral Amiotrófica ( ELA). En un artículo recientemente publicado en el  Chinise Medical Journal (mayo 2012), Feng Xin Hong ( 15), del Departamento de Neurología del Hospital de la Universidad Médica de Dalian, en China,  hace algunos comentarios sumamente interesantes.

Par empezar, nos aclara que la ELA, es  un trastorno neurológico fatal que implica la destrucción de  neuronas motoras. Por otra parte, nos recuerda que actualmente no existe tratamiento farmacológico para dicha enfermedad.

Por todo esto, y tomando en cuenta los sorprendentes resultados obtenidos en otros modelos animales de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, este grupo de investigadores realizó un trabajo con animales para probar los efectos del dl-3-n-butilftalido en casos de ELA.  La conclusión de su trabajo lo dice todo:

“La administración del DL-NBP  después del desarrollo de la enfermedad    prolonga significativamente  la supervivencia  y mejora  el rendimiento  motor [en los animales del experimento]. El  DL-NBP puede ser un agente terapéutico potencial para la ELA [en humanos]”.

Y los resultados obtenidos en los experimentos sobre el Parkinson también han sido sorprendentes.

Con seguridad, en unos cuantos años seremos gratamente sorprendidos con un  tratamiento de estas, y por qué no, también de otras, enfermedades neurodegenerativas, desarrollado a partir del 3-n-butilftalido del apio.

LA APIGENINA.

Esta es otra sustancia presente en el  apio que ha generado gran número de investigaciones, pero a diferencia de las ftalidas, podemos encontrarla en cantidades importantes en otros vegetales como el perejil, así que me ocuparé de ella en otra ocasión.

COMENTARIO FINAL

En el curso de tres décadas, la investigación sobre las sustancias terapéuticas del apio ha dado pasos de gigante.

Inspirado por  el uso  del apio como un remedio para la hipertensión por la Medicina Tradicional Oriental, el Dr W J Elliot,  a comienzos de los años 90, identificó por ves primera  el 3-n-butiftalido, y corroboró su efecto hipotensor. De ahí en adelante, se han ido añadiendo triunfos para esta sustancia natural, y su homólogo sintético: analgésico con mecanismos de acción que son la envidia de las compañías farmacéuticas,  su reconocimiento oficial en 2000 en China para tratar clínicamente la isquemia cerebral,  los prometedores resultados de la investigación en enfermedades neurodegenerativas, uso potencial para combatir el colesterol elevado y la gastritis y las úlceras,( por sólo mencionar lo más destacado). Nada mal para una humilde plantita. Pero eso no es lo más importante de estos trabajos de investigación sobre el apio.

A modo de conclusión, me parece  necesario destacar , por lo menos tres resultados positivos del conjunto de  estos trabajos científicos y subrrallar una consecuencia de largo alcance:

1. Por un lado, han sabido retomar datos ofrecidos por las medicinas ancestrales. La investigación científica reciente sobre los usos terapéuticos del apio, corrobora ejemplarmente la amplia  veracidad del saber médico milenario, y demuestra la importancia que tiene la colaboración de ambos saberes (ciencia y saber ancestral) para el desarrollo de los conocimientos médicos en la actualidad.

2. En segundo lugar, y evidentemente, todos estos trabajos abonan a nuestro conocimiento científico sobre los usos curativos del apio.

Aquí científico significa: identificación de  las sustancias responsables de los efectos curativos del apio,  estudios detallados sobre sus potenciales efectos secundarios, demostración experimental de  sus efectos terapéuticos, dilucidación de  sus mecanismos de acción,  todo esto a través de estudios en tubos de ensayo, con animales y finalmente en humanos. Como resultado de tres décadas de trabajo científico, inspirado en los saberes ancestrales, se ha logrado el desarrollo de productos fito farmacéuticos, con altas concentraciones de las sustancias terapéuticas, que no pueden obtenerse con el mero consumo del apio en su forma natural, e inclusive  se han desarrollado  productos sintéticos análogos a los activos naturales. Todo esto ha permitido, finalmente, el uso a gran escala del 3nB- que no genera efectos secundarios nocivos-, por lo pronto, para tratar la artritis y los infartos cerebrales, pero seguramente habrá mucho más.

3. Destaquemos, en tercer lugar, como un gran aporte de estos trabajos científicos, el haber descubierto aplicaciones insospechadas del 3nB, para el tratamiento de los infartos cerebrales y algunas enfermedades neurodegenerativas. 

La confluencia de  los esfuerzos de cientos de investigadores a lo largo de tres décadas,  logró demostrar científicamente los usos terapéuticos del apio milenariamente sostenidos por las medicinas alternativas y tradicionales, y además creó  un novísimo  campo de aplicación de las ftalidas del apio, según vimos.

¿Qué importancia tiene esto en la actualidad?

 Enorme: se trata de la demostración práctica del camino para la Medicina del Nuevo Milenio. Una Medicina Humana y Agradable, surgida del diálogo constructivo entre los saberes médicos ancestrales y tradicionales, y la ciencias biomédicas modernas.

Se trata de un botón de muestra, del estado actual y las posibilidades de desarrollo, de nuestros conocimientos biomédicos. Como afirma, por citar un ejemplo, el DR. Mathias Rath (16): en la actualidad hemos acumulado saber y tecnología suficientes para atender con sustancias naturales, o derivadas de fuentes naturales, la mayoría de los padecimientos humanos. Lo único que justifica el gigantesco consumo mundial de   fármacos (y por ende, de efectos secundarios nocivos) en  la atención de los procesos de  salud/enfermedad, son los enormes intereses de las transnacionales farmacéuticas. Y lo mismo vale al hablar de los recursos dedicados a la investigación, y a los procesos de enseñanza- aprendizaje en el área de la medicina, monolíticamente centrados en torno a la farmacología. 

Al enterarnos del caso de la investigación sobre las ftalidas del apio, no podemos dejar de preguntarnos: ¿ Cómo sería la medicina moderna, si la mayoría de los enormes recursos humanos y materiales dedicados a la investigación farmacológica se enfocaran en la búsqueda y el desarrollo de sustancia naturales no invasivas para el cuidado de nuestra salud?.

Por fortuna , en el ámbito de la salud, mucho del cambio por venir , depende de nuestras elecciones  como consumidores. Y para ello, el primer paso es  informarnos. El presente trabajo representa una pequeña contribución en ese sentido.

RECETAS NATURISTAS CON APIO

PARA LIMPIAR EL LODO BILIAR y BAJAR EL COLESTEROL: pasar por el extractor  2 o 3 manzanas ( las suficientes para obtener 1 vaso de jugo de manzana),   4 tallos de apio y 1 rabanito.  Consumir este jugo 3 veces al día antes de cada alimento inmediatamente antes de tomar el jugo, se debe tomar 1 cucharada sopera de aceite de oliva extra virgen y el jugo de  1 limón.

CURA DE JUGO DE APIO PARA COMBATIR EL STRESS, EL NERVIOSISMO Y EL INSOMNIO, Y PARA APORTAR ANTIOXIDANTES NEUROPROTECTORES: esta cura consiste en  consumir todas las mañas cantidades progresivas de jugo de apio combinado con jugo de manzana y de lechuga orejona. Para comenzar la cura se debe tomar en ayunas 1 vaso de jugo de manzana, el jugo de 15 hojas de lechuga orejona y de 2 tallos de apio (todo combinado y pasado por el extractor). Al día siguiente incrementar la cantidad de jugo de apio, por ejemplo utilizar 4 tallos de apio para elaborar el jugo. Y continuar en los días sucesivos aumentando la cantidad de jugo de apio hasta que este consumiendo ¾ de vaso de jugo de apio y  ¼ de vaso de jugo de manzana y el jugo de  15 hojas de la lechuga orejona. Consumir durante 30 días este  jugo. (Se entiende que conforme aumentamos la cantidad de jugo de apio disminuimos la cantidad de jugo de manzana).

CONTRA LA GASTRITIS:  pasar por el extractor 4 o 5 zanahorias ( hasta obtener un vaso de jugo de zahoria), 4 tallos de apio y 1 papa cruda. Tomar este jugo 3 veces al día antes de cada alimento.

-Pasar por el extractor 4 tallos de apio, ½ pepino, 2 zanahorias y 1 manzana.

PARA COMBATIR LAS ÚLCERAS GASTRODUODENALES: ½ vaso de jugo de apio, ½ vaso de jugo de col blanca y ½ vaso de jugo de zanahoria. Mezclar los tres jugos. Consumir esa dosis tres veces por día. Es recomendable comenzar con cantidades menores de los jugos de apio y de col banca, y aumentarlos poco a poco.

TE PARA COMBATIR LOS DOLORES MENSTRUALES: hervir un litro de agua, ya que esté hirviendo el agua añadir 3 tallos de apio y sus hojitas, 5 flores de manzanilla y 1 raja de canela, dejarlo hervir durante 5 min.  Reposar tapado durante 10 min.  y colar. Tomar 3 tazas al día, que el té esté caliente y endulzado con miel.

BIBLIOGRAFÍA

1.Nahid K, Fariborz M, Ataolah G, Solokian S; The effect of an Iranian herbal drug on primary dysmenorrhea: a clinical controlled trial; JMidwifery Womens Health. 2009 Sep-Oct;54(5):401-4..

2. Al-Howiriny T, Alsheikh A, Alqasoumi S, Al-Yahya M, ElTahir K, Rafatullah S.) Gastric antiulcer, antisecretory and cytoprotective properties of celery (Apium graveolens) in rats; Pharm Biol. 2010 Jul;48(7):786-93.

3. Zhou Y, Taylor B, Smith TJ, Liu ZP, Clench M, Davies NW, Rainsford KD. A novel compound from celery seed with a bactericidal effect against Helicobacter pylori; J Pharm Pharmacol. 2009 Aug;61(8):1067-77.

4 .Baananou S, Bouftira I, Mahmoud A, Boukef K, Marongiu B, Boughattas NA, Antiulcerogenic and antibacterial activities of Apium graveolens essential oil and extract; Nat Prod Res. 2012 Aug 30. [Epub ahead of print].

5. Tsi D, Das NP, Tan BK; Effects of aqueous celery (Apium graveolens) extract on lipid parameters of rats fed a high fat diet; Planta Med. 1995 Feb;61(1):18-21. ).

6. Tsi D, Tan BK ;Effects of celery extract and 3-N-butylphthalide on lipid levels in genetically hypercholesterolaemic (RICO) rats;Clin Exp Pharmacol Physiol,1996 Mar;23(3):214-7.

7. Tsi D, Tan BK ; The mechanism underlying the hypocholesterolaemic activity of aqueous celery extract, its butanol and aqueous fractions in genetically hypercholesterolaemic RICO rats; Life Sci. 2000 Jan 14;66(8):755-67.

8. Xu H, Feng Y Effects of d-3-n-butylphthalide (NBP) on pial arterioles in focal cerebral ischemia rats; Acta Pharmacol Sin,1999,  34:172–175.

9.  PengY,ZengX,FengY,WangX Antiplatelet and  antithrombotic activity of L-3-n-butylphthalide in rats; J Cardiovasc Pharmacol,2004, 43:876 – 881.

10. Peng Y, Xu SF, Wang L, Feng YP, Wang XL, Effect of- L-3-n-butylphthalide on cerebral infarct volume in the transient cerebral ischemia rats;Chin New Drug, 2005, 14:420 – 423.

11. Dong GX, Feng YP Effects of NBP on ATPase and anti-oxidant enzymes activities and lipid peroxidation in transient focal cerebral ischemic rats.;Zhongguo Yi Xue Ke Xue Yuan Xue Vaho, 2002, 24:93–97.

12. Chang y Wang, 2003) ChangQ,WangXL,  Effectsofchiral3-n-butylphthalideonapoptosis induced by transient focal cerebral ischemia in rats. Acta Pharmacol Sin, 2003,  24:796 – 804.

13. Xu HL, Feng YP Inhibitory effects of chiral 3-n-butylphthalide on inflammation following focal ischemic brain injury in rats, Acta Pharmacol Sin, 2000,  21:433– 438.

14. Peng Y, Sun J, Hon S, Nylander AN, Xia W, Feng Y, Wang X, Lemere CA,L-3-n-butylphthalide improves cognitive impairment and reduces amyloid-beta in a transgenic model of Alzheimer’s disease;J Neurosci; 2010 Jun 16;30(24):8180-9.

 15. Feng XH, Yuan W, Peng Y, Liu MS, Cui LY; Therapeutic effects of dl-3-n-butylphthalide in a transgenic mouse model of amyotrophic lateral sclerosis; Chin Med J (Engl); 2012 May;125(10):1760-6.

16. http://www4esp.dr-rath-foundation.org/sobre_nosotros/drrath/drrath.html

 


Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983,  por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado  al estudio, la práctica y  la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en  el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la  Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

Comentarios

  1. Anto says:

    Hola buen dia. Estoy muy agradecida a Dios y a ud por la buena informacion que ha publicado sobre el apio. Despues que lo lei , fui a la cocina y lavé unos pedazos de apio y los mastique lentamente luego tomé agua, me hizo bien para el dolor de cabeza que tenia. Me gustaria me asesorara como tomarlo, comerlo , porque padezco de muchos dolores de cabeza, me dan dolores repentinos en varias partes de la cabeza y tambien oxigeno muy poco , tengo problemas de memoria, concentracion, irritabilidad en algunos momentos. Tambien tengo un calculo viliar de dos centimetros . Segun un Dr naturista homeopata y me ha dicho que tengo algunas bacterias

Escribir un Comentario

 

Notas Relacionadas

NOTAS RECOMENDADAS

NOTAS MÁS VISTAS

Recetas vegetarianas

Eco dispositivos

Alimentación

Suscríbete

Powered by
Easy Automatic Newsletter Lite v2.7.2

Colaboradores